Reseña | Cartas de Amor a los Muertos

31 may. 2016

23196878


Love Letters to the Dead | Ava Dellaira 
Autoconclusivo | V&R | 344 páginas
★★★★★

«Todo comienza con un trabajo de Lengua: escribirle una carta a alguien que haya muerto. Laurel escoge a Kurt Cobain porque su hermana lo adoraba. Y porque él murió joven, como ella. En poco tiempo tiene un cuaderno lleno de cartas a Judy Garland, Amy Winehouse, Heath Ledger y muchos otros. Sin embargo, no se las entrega a su profesora. Les escribe sobre el comienzo del instituto, sus nuevas amistades, su primer amor y sobre cómo está aprendiendo a vivir ahora que su familia se ha roto. Y sobre lo que ocurrió cuando su hermana aún estaba viva.»




Fui hacía este libro con expectativas, para que negarlo. Últimamente me estoy cuidando muchísimo en ese aspecto a la hora de ir a leer una novela, siempre trato de ir con la mente fría, pero en está ocasión se me hizo imposible no crearme ilusiones con esta historia que parecía tan cercana a mi.
Cuando lo terminé, me encontré en medio de un sin fin de sentimientos contradictorios. Todo aquello que tacho de lo que menos me gustó del libro, también puede ser considerado como uno de los elementos necesarios para lograr ese desenlace lleno de emociones. De todas maneras, trataré de señalar ambos puntos y hacerlo lo más entendible posible.

Uno de mis mayores problemas fue la manera en que la protagonista nos reflejaba a su hermana, de una manera tan perfecta e idealista. 
Que una persona esté muerta no es motivo para idealizarla hasta el punto de crearte otra imagen de lo que realmente era, y al no conocer a May directamente, las descripciones de Laurel son la única fuente que tenemos para imaginarnos a este personaje. Personalmente, me niego a imaginar a un personaje perfecto en todos los sentidos, me gusta toparme con personajes reales, defectuosos, y que a pesar de esto, se logren ganar un pedacito de mi.
Es comprensible el porque Laurel sentía esa necesidad de crearse esta imagen de su hermana, pero no justificable.

La trama, prácticamente inexistente, se basa en el día a día de Laurel, que en resumidas cuentas es la vida de una adolescente completamente normal y monótona.
Siento que la historia da vueltas y más vueltas hasta caer en lo mismo; Querido tal, un poco de la vida escolar de Laurel, inserte un recuerdo dulzón junto a Sky y un momento que denote que sus dos mejores amigas son lesbianas.

Uno de los puntos que más me gustó acerca de este libro fue el hecho de que los personajes secundarios, como Hannah y Natalie (e inclusive la misma May), tuvieran un trasfondo tan profundo e interesante, superando por mucho a la misma protagonista.

La historia romántica logra tocar a fondo uno de los clichés más visto; el instalove.
Tienes quince años, un chico te parece atractivo, te comienza a gustar: el pan de cada día de toda adolescente. Entonces, ¿por qué la necesidad de hacer ver esto como algo realmente serio, forzándolo hasta un nivel en el cual se vuelve realmente tonto?

Con todos los temas que se tocaron el este libro (el sexo, las drogas, las enfermedades mentales, problemas familiares) se podría haber tenido una historia que realmente hubiese valido la pena, pero la autora no logró desarrollar adecuadamente cada componente y prefirió cantidad a calidad.

Entonces, ustedes se preguntarán, después de haberles mencionado todo esto, ¿por qué me digné a ponerle una puntuación no tan mala?
Fue en el final cuando por fin pude simpatizar con dolor de la protagonista y sentirme realmente cercana a ella. Se los juro, probablemente el 95% de la historia me pareció un completo desastre, pero por ese final, tan devastador, crudo y real, lo volvería a leer miles y miles de veces.
Posiblemente no estoy siendo objetiva con mi puntaje general del libro, pero es lo que hay.

En fin, lo último que les puedo mencionar acerca de la novela es la gran cantidad de similitudes que le encontré con LAS VENTAJAS DE SER INVISIBLE. Mientras escribía esta reseña pude notar aún más todos aquellos detalles que son prácticamente calcados de LVDEI, y créanme, son demasiados.
Si no me equivoco, la autora de este libro tuvo como mentor a Chbosky a la hora de escribir el libro, so...

Harry Potter y yo

28 may. 2016


Hay algo que me estuvo rondando la cabeza desde hace días, y es que, hasta hace poco, caí en la cuenta de que Harry Potter nunca formó parte de mi infancia. 

Recuerdo vagamente una conversación que tuve con una compañera de clase cuando apenas rozábamos los once años, en ese entonces la última película de esta saga estaba en pleno estreno y yo nunca me había decantado por ver las adaptaciones o leer los libros.
En mis cortos años de vida, nunca había notado tanta expectación por una película. Quedé sorprendida por todo el hype que se le otorgaba a una historia que consideraba tan "tonta" e "insustancial" (citando a mi yo de once años).
También hay que reconocer que en ese entonces estaba demasiado obsesionada con Las Crónicas de Narnia como para otorgarle protagonismo a otra historia más en mis fantasías de prepúber.

No fue hasta que entré en esta plataforma que pude notar el gran aprecio que se le tenía no sólo a las películas, sino a los libros de esta saga.
Han sido incontables las veces en que me he topado en la red con un "crecí junto a Harry Potter" o "¿por qué nunca llegó mi carta de Hogwarts?" y nunca los he llegado a entender.
Comencé a ver las películas ya entrada en la adolescencia y leí los libros (al menos los seis primeros) cuando tenía catorce-quince años, edades en las que me sentía demasiado mayor como para ilusionarme de la manera en que todos lo habían hecho.

En estos últimos años he leído tantas cosas acerca de lo mucho que aman este universo que nunca me di cuenta de que, en realidad, no comparto el sentimiento.
Me gusta Harry, me gustan Hermione y Ron, pero nunca formarán parte de mi hasta un nivel tan profundo.
No es mi propósito desprestigiar a esta saga, pero sentía la necesidad de compartir mi opinión y experiencia. Estoy a puertas de terminar el último libro y esa es, en su mayoría, una de las razones por las que me planteé esto.

En fin, no sé muy bien que propósito quería lograr con esta entrada, tan sólo necesitaba soltar todo esto.
Es una verdad universalmente conocida que Harry Potter formó parte de las infancias de millones de personas, pero no de la mía.

Everything, Everything de Nicola Yoon

12 may. 2016

18692431
Everything, Everything | Nicola Yoon | 
Delacorte | 320 páginas
★★★½

Madeline Whittier es alérgica al mundo exterior. Tan alérgica, de hecho, que no ha salido de su casa en 17 años. Aún así, su vida transcurre feliz y tranquila hasta que el chico de ojos azules como el Atlántico se muda a la casa de al lado. El flechazo surge por mensajería instantánea y va creciendo y complicándose a través de un sinfín de conversaciones, anhelos, viñetas, sensaciones, ilustraciones, sueños...Y es que resulta difícil volver a la rutina de siempre con todos los ruidos que llegan de fuera. De repente, Maddy es consciente del cotilleo de los pájaros y de los rayos de sol que se cuelan por sus contraventanas. Y cuanto más trata de separarse del mundo exterior, más empeñado parece en entrar... ¿Qué tendrá Olly que lo hace tan impredecible? ¿Y tan... especial? ¿Qué tendrá Olly para hacer que la realidad de Madeline se tambalee?


Se me hace bastante difícil tratar de describir mis sentimientos con respecto a esta historia. ¿Me gustó? Sí, definitivamente si. 
Tanto los personajes como la historia no me dejaron nada indiferente, cada una de las páginas de este libro no hicieron más que adentrarme en la historia de Maddie a fondo. 
Aún así, he de admitir que no me sentí especialmente conectada a este libro. A ver, que no espero que haya un cordón umbilical entre ambos, pero por más que me gustó, no sentí que destacara entre todos los demás libros protagonizados por un personaje con una enfermedad terminal o de gravedad que tanto abundan en la literatura juvenil.
Es bastante difícil tratar de hacer que una historia de este tipo destaque en el mercado, y en está ocasión sentí que Nicola Yoon no llegó a imponer su historia.

El libro toca bastantes temas, algunos como la violencia doméstica, el primer amor y el amor en general. Creo que este es un pilar fundamental del libro; el amor.

El romance cobra un papel protagónico a lo largo del libro, y aunque está relación fue conformada por personajes que me gustaron, sentí que se le dio un protagonismo excesivo, hasta caer en el típico lema que tanto detesto: "El amor lo puede curar todo".
No, el amor no lo puede curar todo, y varios de los personajes y situaciones de la novela son el claro ejemplo de aquello. No me quiero explayar mucho en ese tema, ya que estaríamos entrando en terreno de spoilers, pero, en general, me pareció bastante contradictorio, por las acciones que tomó la protagonista a pesar de haber apreciado diferentes situaciones que demostraban lo contrario.

Una de las cosas que más me agradó acerca de la caracterización de la protagonista, y que probablemente les parezca un hecho tonto o superficial, fueron sus raíces. Me encanta encontrarme con personajes diversos en todos los sentidos, y el hecho de que me haya encontrado con una protagonista perteneciente a diferentes etnias es un detalle que me gustó bastante.
Ahora, centrándonos en su personalidad y más, no siento como si hubiera llegado a conocerla por completo, es más, no tengo una idea clara de ella como personaje. 
Nunca la terminé de comprender, al igual que no llegué a desarrollar empatía por ella. 
Es un personaje cargado de matices y que actúa de manera impredecible, bastante realista y difícil de comprender.

Con Olly me pasó lo contrario, tal vez sea porque llegamos a conocerlo a través de los ojos de Maddie, mediante sus descripciones y pensamientos, por lo que lo sentí más cercano.
Este personaje tiene graves problemas familiares, y los enfrenta de la manera más realista que se le permite a un adolescente.
Tiene muchos conflictos con respecto a su familia; las agresiones constantes de su padre, la sumisión de su madre y la rebeldía de su hermana menor gracias a estos sucesos.
A pesar de todo esto, él no deja de lado el hecho de que es su familia, desestructurada y enfermiza, pero su familia al fin y al cabo.

En fin, siento que Todo, Todo podría haber llegado a ser más de lo que resultó ser. Tal vez si la autora se hubiera dejado de lado algunos clichés innecesarios, está podría haber llegado a ser una novela digna de recordar, pero lamentablemente no fue así.
A pesar de todo, pienso que deberían darle una oportunidad. Es una historia bonita, con sus fallos como cualquier otra, pero que vale la pena analizar.

“Maybe growing up means disappointing the people we love.”

Reseña | Me and Earl and the Dying Girl

4 may. 2016

IMAGEN
Título Original: Me and Earl and the Dying Girl | Autor: Jesse Andrews | Serie: Autoconclusivo | Editorial: Nube de Tinta | N° de Páginas: 320 | ISBN: 9788415594567
Rating: ★★★½★★
Greg Gaines tiene diecisiete años, un aspecto que deja mucho que desear y una coraza con la que se protege del mundo. Lo que mejor define su personalidad es una mirada autocrítica y una actitud sarcástica hacia los demás. Su único amigo es Earl Jackson, un chico bastante desabrido, malhablado y con una situación familiar difícil. Los jóvenes nihilistas comparten una pasión por los videojuegos y, sobre todo, por el cine y dedican gran parte de sus tiempo libre a hacer remakes de su películas favoritas. Todo cambia en la vida de Greg cuando su madre le obliga a visitar a Rachel, una chica con leucemia con la que el muchacho tiene un pasado común. 

TBR | Mayo 2016

1 may. 2016


Desde hace unos buenos meses que no hago TBR'S en el blog, específicamente desde que volví a las clases y a penas me daban tiempo para respirar.
Después de haberme pasado todo marzo y mitad abril arrancándome los pelos porque no tenía tiempo para nada, he llegado a establecerme un horario, que me está permitiendo ser más constante en el blog y leer muchos más libros.
Me siento muy conforme con él hasta el momento, así que ya se verá que tal nos va en mayo.

Dirigiéndonos a la entrada, este mes me he propuesto leer cinco libros, que no es una cifra muy elevada pero tampoco es moco de pavo. Todos estos libros llevan atascados en mi pila de pendientes desde hace meses, excepto uno, que es novedad del mes.